La distancia del maratón se iría de los mundiales y se premiaría en una ‘Major’

1691

Eliud Kipchoge corrió y ganó los maratones olímpicos de Río, Tokio y estará en París. Pero entre medias, ni siquiera parece haberse planteado correr los Mundiales de Londres, Doha, Eugene o Budapest. Y así se puede haber de Kelvin Kiptum, loco por ir a la capital francesa y ausente de la húngara. O de Kenenisa Bekele, o de Tigist Assefa o de Brigid Kosgei.

Es obvio que el maratón del mundial de atletismo bianual no atrae a las estrellas de la distancia como lo hace el olímpico. Kenia y Etiopía tiran de banquillo, y aún así ganan. Un problema del que es consciente Sebastian Coe, que hace tiempo contempla la posibilidad de sacar la prueba de 42 kilómetros del calendario del campeonato que arrancó en 1983 y entregar ese título a la vez que una de las grandes maratones, los ‘majors’.

«Tal vez reduzcamos el maratón a un medio maratón en los mundiales, lo que al menos podría aliviar los problemas de bienestar de nuestros atletas y aumentar la posibilidad de que sean capaces de hacer una media en su preparación para uno de los grandes maratones», admitió el presidente de World Athletics en una conversación con distintos medios de comunicación, en la que participó Runner’s World. «Tenemos que ser honestos y realistas, y la participación en los mundiales no han sido de la más alta calidad durante algunos años».

Coe, que ya reconoció en verano la posibilidad de que la maratón y la marcha tengan campeonatos separados, se escudó primero en el cambio climático, ya que cree que el hecho de que los mundiales se celebren en verano complica las pruebas de larga distancia, y recuerda que en una encuesta interna el 76 % de los atletas de todo el mundo reconocía que notaban las consecuencias de la subida global de temperaturas en su programa de entrenamiento y competencia, y que hay otros momentos del año en el que su rendimiento puede ser más brillante. «Es inevitable que el deporte globalmente tenga que pensar en reajustar el calendario, porque no va a haber un alivio inmediato de este problema», considera.

Y después, Coe habló de un motivo aún más poderoso. El dinero. «Muchos atletas miran los mundiales y dicen ‘bueno, en realidad Chicago o Nueva York están a la vuelta de la esquina y no quiero correr un campeonato cuando puedo ganar un buen dinero en premios en la ruta», reflexionó, sin plantearse establecer premios iguales en el campeonato que organiza World Athletics.

El camino, más bien, pasa por asociarse con los grandes maratones para otorgar el título. «Tuve una conversación interesante con los ejecutivos de las ‘majors’. De hecho, este año les di un premio por ese esfuerzo extraordinario en conseguir que más personas participen en carreras populares en todo el mundo. Y discutí con ellos si no deberíamos contemplar la oportunidad de reprogramar los maratones de nuestros mundiales para que coincidan con sus eventos», explicó Coe.

World Athletics estrenó el pasado 1 de octubre en Riga (Letonia) su primer Mundial de Ruta con pruebas de milla, 5 kilómetros y media maratón sobre asfalto, un camino que Europa también ha tomado a nivel continental, y en 2025 estrenará un campeonato en primavera con 10K, media maratón y maratón, por lo que a partir de 2028 la carrera de 42 kilómetros saldrá del calendario de los Europeos. Sin embargo, a nivel mundial, no parece que una maratón fuera de los ‘majors’ pueda tener el suficiente atractivo económico para las estrellas.

Tomado de Runners World / España