La medalla del Chocó en los Juegos Intercolegiados llegó Medio San Juan

707

Con los labios apretados, Yirley Mosquera Lozano hace un esfuerzo descomunal para cumplir con el ejercicio de la impulsión de bala, en la Final Nacional de los Juegos Intercolegiados. Mientras el elemento viaja a su encuentro inevitable con el césped, se escucha un grito que inunda el estadio de atletismo, en la capital de la República, con el que expulsa la energía restante. La marca es de 11.82 metros.

«Es una mujer con una fortaleza impresionante», dice su entrenador, Luis Carlos Valencia, con tono de orgullo. La atleta que vive con su mamá, María Esmeralda Lozano, y cuatro de sus cinco hermanos: Yaniel Marcela, Yeny Mariana, Yirlesa y Yarlinson, en Boca de Suruco, Chocó, entrena en Andagoya. Aunque apenas lleva un año practicando la disciplina y no lo ha hecho de manera constante, sus cualidades la llevaron a superar a atletas con mayor preparación, como Luisa Fernanda Ortega, de Antioquia, o Karol Juliana Suárez, del Cesar.

El acercamiento de Yirley Mosquera al atletismo se dio gracias a Luis Carlos Valencia y a su esposa, Gleidy. Esta última es su profesora en la Institución Educativa Francisco Eutimio Múnera (FREM), ubicado en Andagoya. Ambos impulsan el deporte en el municipio de Medio San Juan y sus veredas aledañas, atrayendo jóvenes para ofrecerles nuevas oportunidades para salir adelante.

«Hace tres años, el profe Carlos llegó al colegio para ver quién quería competir o le interesaba el deporte, me uní y me interesó el lanzamiento, porque sentí que me iba bien, pero por año y medio me tuve que ausentar hasta que retomé en 2023», resalta la joven atleta. «En este tiempo el deporte me ha dejado experiencias inolvidables, la oportunidad de conocer lugares nuevos gracias a los Juegos Intercolegiados, de competir y demostrar mis habilidades», añade.

El apoyo de su familia y entrenadores ha sido crucial para que se animara a salir de su municipio y así poder demostrar las habilidades que la llevaron a clasificar a la final nacional. «Ellos no me presionan a la hora de entrenar, al contrario, me motivan, lo que me impulsa a querer más», destaca. Es así, con este enfoque, que se ha presentado en Bogotá para dar muestras de ese talento único, que tienen también muchos atletas del Chocó, quienes poseen un biotipo y una fuerza envidiables.

Y en esta Final Nacional, Yirley se convirtió en la única medallista del Chocó, departamento al que regresará siendo una referente para seguir motivando a otros jóvenes de Medio San Juan y la región.

«Con mejor técnica, esta joven hubiera ganado», añade Valencia. Y es que su potencia y destreza quedó demostrada en cada lanzamiento que realizó, en los que nunca bajó de los 10 metros, aunque cometió faltas que terminaron invalidándole algunos intentos.

Además del Chocó, otras regiones como Caquetá, también con una medalla de bronce, y Cauca, con dos bronces, sumaron preseas para esas zonas donde el deporte colombiano quiere llegar cada vez con más y mejores oportunidades.