El Nagoya Women’s Marathon, el maratón femenino más grande del mundo y carrera de ruta con estatus ‘World Athletics Platinum Label’ dio ejemplo en el mundo de la reactivación en el atletismo, y en especial para las pruebas masivas para los runners.

Esta tradicional carrera japonesa se disputó el domingo 14 de marzo y fue la primera competencia de participación masiva, que se lleva a cabo en Japón, desde que comenzó la pandemia. En total participaron 4.704 corredoras, desde atletas de élite hasta amateurs, quienes pudieron correr por las calles de Nagoya.

Para evitar la propagación y transmisión del Covid-19 se tomaron diversas medidas en todos los sitios en los que se desarrolló la carrera. Se estableció una Oficina de Control Covid-19 con profesionales médicos. Junto con los gobiernos de la ciudad de Nagoya y la prefectura de Aichi se formuló y se implementó un plan de control de infecciones de acuerdo a la guía de la Asociación Japonesa de Federaciones de Atletismo (JAAF), que también formó parte del Comité Organizador del Maratón, que contó con la participación de experimentados asesores médicos y funcionarios del gobierno local, en esta reanudación de las carreras de ruta.

Durante el calentamiento, las atletas tenían un distanciamiento mínimo y todas debían usar el tapabocas.

Estas fueron algunas de las medidas que se tomaron:

El ingreso a la carrera
-El cupo se redujo de 22.000 a 11.000 participantes (solo residentes nacionales).
-En enero, el gobierno japonés declaró el estado de emergencia en la prefectura de Aichi. Por ese motivo, se le dio la posibilidad a todas las participantes registradas de optar por la modalidad de carrera virtual.
-El estado de emergencia fue levantado el 28 de febrero de 2021 y el Nagoya Women’s Marathon 2021 se celebró con las 5.000 participantes que eligieron correr en persona.
-Las corredoras con residencia en el exterior de Japón fueron aceptadas en la carrera virtual debido a las restricciones de viaje internacionales.

El lavado de manos se hacía constantemente y era obligatorio.

Protocolos para todas
-Utilización de mascarillas en todo momento (excepto para las corredoras durante la competición).
-Desinfección de las manos con frecuencia (a la llegada, después del final, antes y después de usar el inodoro, etc.).
-Chequeo de la temperatura en casa y a su llegada al punto de partida (cualquier persona con 37,5 grados o superior de fiebre tenía prohibido participar).
-Monitoreo, registro y revisión del estado de salud y la temperatura corporal (a través de un formulario web) durante los 7 días previos a la carrera. Todas tenían la obligación de informar cualquier deficiencia en la condición de salud o caso Covid positivo durante los 14 días posteriores a a la carrera.

En la competición
-Las corredoras debieron usar mascarillas antes de comenzar y respetar el distanciamiento social en los bloques de salida (más de 1 metro entre cada corredora).
-Partida gradual en cada bloque de salida.
-Agua embotellada en las estaciones de hidratación para evitar el goteo.
-Alimentos envasados individualmente en las estaciones de refresco, previa desinfección manual
-Máscaras faciales distribuidas después del final de la carrera.
-Distanciamiento social en el vestuario y un uso limitado a 15 minutos.

Para voluntarios
-A todos los voluntarios se les proporcionaron tapabocas, escudos faciales y desinfectante de alcohol portátil, así como un equipo adicional (por ejemplo, globos) dependiendo de la ubicación donde hayan sido asignados.

La entrada a la Expo se hizo controlada, para evitar aglomeraciones, y siempre con espacios ventilados.

En el Marathon Expo Booth
-Diseño de flujo y restricción de entrada para evitar las «Tres Cs»
‘Tres Cs’ –tal es su sigla en inglés- es una situación de alto riesgo de transmisión COVID-19 definida por la Oficina del Primer Ministro de Japón y el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar: Lugares concurridos con mala ventilación, entornos de contacto cercano y espacios confinados (Crowded places with poor ventilation, Close-contact settings and Confined spaces).
-Todos los visitantes tuvieron que proporcionar su nombre, dirección e información de contacto a través de un formulario de admisión en la entrada (con fines de rastreo de contactos).

Gestión de crisis
-Establecimiento de un plan para posibles escenarios.
-Un vehículo privado de emergencia estaba estacionado para el transporte de corredoras con posibles síntomas de Covid-19.

Las corredoras recibieron obsequios como en cualquier otra carrera.

Gestión de recursos
-Anuncio público en televisión y periódicos para desalentar los vítores y los espectadores a lo largo de la carretera.

Como resultado, además del hecho deportivo, a dios semanas de su realización, la organización del Nagoya Women Marathon no ha recibido ningún reporte de infección o caso sospechoso de Covid-19. La preparación y coordinación de la carrera de este año fue un evento extremadamente desafiante.