“Los Juegos Intercolegiados, una vitrina para los jóvenes atletas”. Valentín Gamboa

1753

Un total de 555 atletas, de 29 departamentos compitieron en las 29 pruebas de atletismo en la final nacional (categoría prejuvenil y juvenil) de los Juegos Intercolegiados 2022. Por tres días, la Unidad Deportiva de El Salitre en Bogotá, los jóvenes afianzaron el talento deportivo nacional con cada zancada, lanzamiento o salto.

Este evento se ha convertido en el trampolín de grandes nombres como el medallista olímpico en Tokio 2020 Anthony Zambrano o el campeón mundial de marcha en 2017, Éider Arévalo. También, los Juegos Intercolegiados son el primer sorbo para demostrar esas grandes habilidades que reflejan el talento nacional y enfila a otros atletas para ser parte de la reserva deportiva del país. De esta manera lo ve el entrenador nacional Valentín Gamboa, quien tiene 47 años de experiencia en el atletismo colombiano.

La importancia de los Juegos Intercolegiados para Valentín

“Los Juegos Intercolegiados se convierten en una vitrina para que jóvenes atletas puedan emular a esas grandes figuras que han pasado por este evento”, resaltó el seleccionador, quien también reconoció a los juegos como elemento fundamental en la masificación del deporte. “Es una ganancia grande, sobre todo, por el buen tratamiento que le ha dado el Ministerio del Deporte, porque, independientemente, de las marcas, lo importante es el gusto que la juventud pueda adquirir por practicar atletismo”, añadió.

Así mismo, son esa cantera para que diferentes seleccionadores empiecen a distinguir esos talentos que se pueden desarrollar con el paso del tiempo. “Es aquí donde descubrimos atletas de diferentes regiones del país con un gran biotipo y una gran condición física. Pero lo que nos interesa es que sean los mismos jóvenes se conviertan en mensajeros de lo que es competir con deportistas de otros departamentos”, precisó Gamboa.

Para algunos jóvenes este es el primer paso para que encuentren en el deporte un medio que les ayude a lograr sus sueños o para que, de a poco, puedan ascender por esa escalera que los lleve hasta el alto rendimiento.

“Entrenadores y dirigentes tenemos la obligación de mostrarles el sendero, para que no solo lleguen a un evento de estos y después se desaparezcan. Son el futuro del país y a través de ellos se puede extender el mensaje de transformar con actividad física, recreación y deporte”, finalizó Valentín Gamboa, quien a lo largo de los tres días de competencias fue una guía para profesores y entrenadores que estuvieron concentrados en la Unidad Deportiva El Salitre.

Con información de MinDeporte